Naming: las claves para elegir el nombre de tu empresa

Naming empresa
Autor: Lucía Fernández
-
Fecha: 29 mayo, 2019

Elegir el nombre de la empresa es una de las tareas más complejas a la que nos enfrentamos cuando decidimos poner en marcha una idea de negocio. Nuestra decisión será determinante ya que el nombre (naming) que elijamos será el eje central de nuestra identidad de marca.

Un nombre se transmite a diario en conversaciones, en correos electrónicos, en mensajes de voz, en páginas web, en el mismo producto, en tarjetas de visita y en presentaciones. El naming de empresa será sin duda el mensaje más leído, visto y escuchado de la marca, por lo que una mala decisión inicial podrá destruir cualquier esfuerzo de marketing, ya sea comunicando la idea errónea o debido a que la gente no puede pronunciarlo o recordarlo con facilidad.

El nombre adecuado captura la imaginación y conecta con aquellas personas a las que quiere llegar. Danny Altman

El naming perfecto es atemporal, indestructible, fácil de recordar y de pronunciar. Además tiene significado propio y resulta atractivo. Un nombre bien elegido es un valor de marca esencial y un caballo de batalla listo para entrar en acción.

Cualidades de un buen naming de empresa

– Tiene significado: Comunica valores ligados a la esencia de la marca y refuerza el mensaje que la empresa quiere transmitir.

– Es distintivo: Es único, memorable, fácil de recordar y original. Despierta la curiosidad del consumidor, se diferencia de la competencia y es fácil de compartir en redes sociales.

– Está orientado al futuro: Posiciona a la empresa para favorecer el crecimiento, el cambio y el éxito. Es sostenible y preserva todas las posibilidades.

– Es modular: Un buen nombre es adaptable, es decir, permite que se creen extensiones de la marca con facilidad.

– Puede protegerse: Es imprescindible que el nombre pueda disponer de cobertura legal. La marca debe poder registrarse y el dominio debe estar disponible.

– Es positivo: Tiene connotaciones positivas en los mercados a los que sirve y no tiene ninguna connotación negativa importante.

– Visual: Se presta a la representación gráfica en forma de logotipo, texto y arquitectura de marca.

Tipos de naming de empresa

– Fundacional: Muchas empresas optan por identificarse con el nombre de sus fundadores. Así, el nombre es más fácil de proteger, pero debemos tener en cuenta que la imagen de la empresa estará siempre ligada a un ser humano.

– Metafórico: Este método se apoya en lugares, objetos, animales, procesos, figuras mitológicas o palabras extranjeros, entre otros, para asociar una determinada cualidad con la compañía.

– Descriptivo: Esta tipología de naming trata de expresar la naturaleza del negocio de manera clara y de comunicar de forma muy específica el propósito de la empresa.

– Acrónimo: Estos nombres son difíciles de recordar y de registrar. Los acrónimos son difíciles de aprender y requieren una inversión y promoción sustancial.

– Inventado: Un nombre inventado será original e inequívoco. Destacará por su creatividad y seguramente, será fácil de registrar.

– Sopa de letras: Algunos namings alteran ligeramente la forma correcta de deletrear una palabra para crear un nombre más propio.

– Opciones combinadas: Algunos namings combinan dos o más de los tipos que acabamos de describir.

¿Necesitas ayuda para conseguir un buen naming para tu negocio?

En DIL SE Estudio Creativo podemos ayudarte. Ponte en contacto con nosotros y te prepararemos una propuesta a medida sin compromiso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *