El comercio online no es tu enemigo, sino un potente aliado

Autor: Lucía Fernández
-
Fecha: 24 septiembre, 2019

Nadie se atreve a negarlo: el comercio tradicional está en crisis. Las pequeñas y no tan pequeñas tiendas de barrio, las que se dicen de toda la vida, están echando el cierre y en su lugar, pasan a formar parte del paisaje urbano escaparates de locales vacíos con el cartel de «Se alquila» o «Se vende». Un panorama desolador que se replica en numerosas ciudades de nuestro país, mientras se cifran aproximadamente 16.000 cierres de negocios anuales. Son muchos los que han señalado a los centros comerciales, primero, y ahora al comercio online, como agentes culpables de esta situación.

Nos guste o no, lo cierto es que ambos han revolucionado nuestra manera de entender el consumo y la manera en la que compramos. Vivimos tiempos en los que hay que repensar todo lo que, hasta ahora, se podía interpretar como inamovible. El comercio tradicional necesita transformarse para convivir con las nuevas exigencias sociales: tendrá que reformular procesos, adaptar sus formas de vender y replantear su fórmula para crecer. Solo así podrá sobrevivir.

Comercio online: ¿enemigo o aliado?

A lo largo de la historia del hombre se han repetido escenas en las que el avance tecnológico se recibía como un peligro o una amenaza. El miedo al territorio desconocido siempre ha estado presente en nuestra sociedad. La irrupción del comercio online no ha sido una excepción y ha generado multitud de voces críticas a su alrededor.

La realidad es que los consumidores cada vez compramos más por internet y se estima que dentro de 15 años, el 90% de las adquisiciones se realicen de manera online. Esta situación ha puesto en jaque al comercio tradicional, que ha visto como sus ventas se disminuían de manera drástica. En este contexto, surgen dos reacciones totalmente opuestas: están los que conciben el comercio online como un «enemigo al que abatir» y quiénes lo conciben como una oportunidad para abrir nuestro escaparate al mundo. La transformación social a la que nos enfrentamos no parece tener marcha atrás y precisamente por ello, solo la segunda parece una opción de futuro.

Como decía Bob Dylan, «si crees que vale la pena salvar tu tiempo – en este caso, tu negocio -, empieza a nadar o te hundirás como una piedra, porque los tiempos están cambiando». Debes entender que internet, los buscadores, las redes sociales, Youtube, los influencers y todo el ecosistema digital influye, en gran medida, en el consumo online y en el offline. Las tiendas físicas que no tengan presencia de algún tipo en internet, ya sea a través de una página web o de las redes sociales, estarán en peligro de extinción.

Si se aprovecha bien, el comercio online puede convertirse en un complemento excepcional para el comercio tradicional, permitiéndoles captar nuevos clientes, aumentar sus ventas o mantener su volumen de negocio en un mercado cada vez más competitivo y globalizado.

¿Cómo hacerse un hueco entre los gigantes?

El comercio online lleva años pisando fuerte y hay quién no ha perdido el tiempo. Gigantes tecnológicos como, Amazon, Zalando o AliExpress, o grandes superficies como Mediamarkt o El Corte Inglés, disponen de plataformas de venta online y de grandes presupuestos marketing para llegar a sus consumidores. ¿Cómo puede el pequeño comercio hacerles frente en el universo digital?

La respuesta es más sencilla de lo que crees: con un producto específico y una experiencia personalizada. A día de hoy los consumidores buscan empresas que definan su personalidad, buscan productos originales y que representen su estilo de vida. De la misma manera, y aunque parezca paradójico, los consumidores están cada vez más formados, exigen más calidad y tienen mayor conciencia social. En este sentido, tienen predisposición a realizar sus compras en negocios que encajen dentro de sus valores y sean un reflejo de lo que quieren ser.

Los gigantes del e-commerce ofrecen algunas ventajas con los que, probablemente, no podamos competir: precios bajos, amplio catálogo y logística. Sin embargo, como comercio tradicional tienes algo que te hace mejor que ellos: el trato humano y personal. En un mundo cada vez más virtual el cliente agradece poder interactuar, de manera cercana, con una persona real que pueda ofrecerle asistencia e información acerca de los productos solicitados.

Claves para tener éxito en el comercio online

Para tener éxito en el comercio online deberás invertir tiempo en definir tu estrategia, tu forma de competir y tu manera de aportar valor al cliente. Si bien es cierto que el comercio online te permite amplificar tu alcance para llegar a más gente, la realidad es que encontrarás mucha competencia en internet. Así, el pequeño comercio se verá obligado a reforzar su estrategia comercial mediante la profesionalización de su servicio (tanto online como offline), mejorando su experiencia de compra e integrando una nueva dimensión lúdica del intercambio comercial. Los componentes experiencia y vínculo emocional cobran protagonismo ante un consumidor cada vez más poderoso, infiel e impaciente.

De la misma manera, nuestra presencia en internet debe mostrarnos profesionales. Igual que cuidamos la estética de un local físico, la apariencia de nuestra página web o de nuestros perfiles en redes sociales deben lucirse cuidados y atractivos. Nos dirigiremos a un cliente que, a priori, no nos conoce y es importante transmitirle credibilidad desde el primer momento.

Si decides apostar por la comercialización de tus productos a través de una tienda online, no olvides estructurar tu web con un proceso de venta simplificada y con un diseño que sea compatible con todos los dispositivos móviles. Si quieres saber más sobre los aspectos técnicos que tu canal e-commerce debe implementar para potenciar sus resultados comerciales, puedes echarle un ojo a nuestro artículo «Los 13 elementos imprescindibles de una tienda online».

¿Quieres empezar a conseguir clientes a través del comercio online?

Si ya te has decidido y quieres dar el salto para convertir al comercio online en tu aliado, probablemente te estén asaltando las dudas sobre cómo empezar. En DIL SE Estudio Creativo queremos ayudarte. Te ofrecemos una consultoría gratuita para evaluar las posibilidades de tu negocio y definir una hoja de ruta. Utiliza el formulario de contacto de nuestra web y preséntanos tu proyecto. Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *